Tirar de Lengua

30 noviembre, 2011

Alma región luciente. Oda de la vida al cielo

Filed under: Fray Luis de León — la profe, Nico @ 16:32

ODA XIII – DE LA VIDA DEL CIELO

Alma región luciente,
prado de bienandanza, que ni al hielo
ni con el rayo ardiente
fallece; fértil suelo,
producidor eterno de consuelo:

de púrpura y de nieve
florida, la cabeza coronado,
y dulces pastos mueve,
sin honda ni cayado,
el Buen Pastor en ti su hato amado.

Él va, y en pos dichosas
le siguen sus ovejas, do las pace
con inmortales rosas,
con flor que siempre nace
y cuanto más se goza más renace.

Y dentro a la montaña
del alto bien las guía; ya en la vena
del gozo fiel las baña,
y les da mesa llena,
pastor y pasto él solo, y suerte buena.

Y de su esfera, cuando
la cumbre toca, altísimo subido,
el sol, él sesteando,
de su hato ceñido,
con dulce son deleita el santo oído.

Toca el rabel sonoro,
y el inmortal dulzor al alma pasa,
con que envilece el oro,
y ardiendo se traspasa
y lanza en aquel bien libre de tasa.

¡Oh, son! ¡Oh, voz!  Siquiera
pequeña parte alguna decendiese
en mi sentido, y fuera
de sí la alma pusiese
y toda en ti, ¡oh, Amor!, la convirtiese,

conocería dónde
sesteas, dulce Esposo, y, desatada
de esta prisión adonde
padece, a tu manada
viviera junta, sin vagar errada.

COMENTARIO DEL POEMA

Introducción 

“De la vida en el cielo” es el título de la oda XIII. Coma ya sabemos, una oda es una palabra latina con origen griego que hace referencia a una composición poética del género lírico. La oda suele expresar la admiración por algo o alguien. Una oda, por lo tanto, es un poema creado con una intención de homenaje o exaltación. En este poema se exalta la vida en el cielo. El bucolismo pastoril, influido por la tradición literaria bíblica, sirve para que el poeta haga una alegoría de lo que será el cielo. La alegoría del Buen Pastor juntamente con la alegoría matrimonial para significar la relación del alma con Dios -influencia inequívoca del Cantar de los cantares– configuran el soporte de todo el poema.

Determinación del tema
Asunto o argumento: En esta Oda XIII  Fray Luis  exalta la vida en el cielo, en este prado de bienandanza, lleno de imágenes bucólicas en las que brilla la figura del Buen Pastor que apacienta a su hato amado. El poema expresa una exaltación de la naturaleza con una intensidad religiosa.

Tema: El deseo del alma de alcanzar la unión con Dios.

Determinación de la estructura
La  Oda XIII está compuesta por 8 liras, estrofa compuesta por versos heptasílabos y endecasílabos, cuya estructura métrica es la siguiente: 7a  11B  7a  7b  11B .

Podemos dividir la composición en tres partes:

  1. Las dos primeras estrofas. (v.1-10)
  2. Las cuatro siguientes. (v. 11-30)
  3. Las dos últimas. (v. 31-40)

1ª parte

Las dos primeras estrofas: se nos describe el prado, como símbolo del Paraíso terrenal, se central también en la figura del Buen Pastor y de su hato, que simboliza al hombre.

Alma región luciente,

prado de bienandanza, que ni al hielo

ni con el rayo ardiente

fallece; fértil suelo,

producidor eterno de consuelo:

de púrpura y de nieve

florida, la cabeza coronado,

y dulces pastos mueve,

sin honda ni cayado,

el Buen Pastor en ti su hato amado.

Destaca la primera palabra que inicia el poema ALMA, la pura verdad y la sencillez de la luz de Dios, una luz que destaca con su carácter de “luciente”.  El “prado de bienandanza” es una metáfora que representa el Paraíso terrenal, es una representación simbólica de un jardín ameno (paraíso) representado como “fértil suelo”. El alma se traslada del Paraíso a la región luciente, y es aquí donde lleva el pastor a sus ovejas. Se destaca el cromatismo de estas estrofas (luciente, púrpura, nieve), elementos positivos que están representan a la naturaleza, típico del Renacimiento. El hecho de mover el Buen Pastor su hato amado puede referirse a la otra vida, en el paraíso celestial

2ª parte

Las cuatro siguientes estrofas (3-6): se nos muestra de modo

alegórico el cuidado y los alimentos que da el pastor a sus ovejas.

Él va, y en pos dichosas

le siguen sus ovejas, do las pace

con inmortales rosas,

con flor que siempre nace

y cuanto más se goza más renace.

Y dentro a la montaña

del alto bien las guía; ya en la vena

del gozo fiel las baña,

y les da mesa llena,

pastor y pasto él solo, y suerte buena.

Y de su esfera, cuando

la cumbre toca, altísimo subido,

el sol, él sesteando,

de su hato ceñido,

con dulce son deleita el santo oído.

Toca el rabel sonoro,

y el inmortal dulzor al alma pasa,

con que envilece el oro,

y ardiendo se traspasa

y lanza en aquel bien libre de tasa.

Las” inmortales rosas” son flores que cortadas rebrotan, igual que en el Paraíso.

Observamos la utilización de adjetivos con valor positivo ( alto bien, gozo fiel, mesa llena) à todos son símbolos de la felicidad de las ovejas bien conducidas por el pastor.

Se respira un gozo celestial. (“Con dulce son deleita el santo oído” v. 25) El gozo recae en el mismo Cristo, cercado de su rebaño, suena en los oídos del él mismo.  El Pastor se  nos describe como “pastor y pasto él solo”, o sea como guía y sustento del alma. Vuelve a aparecer una naturaleza serena.

En el verso 21 aparece la metáfora “Y de su esfera”, marca la hora central del díaà sería el momento cumbre de la gloria divina.

Notamos como el tono del poema va adquiriendo un ritmo ascendente. En las primeras estrofas describía un prado, en estas la montaña, después nos hablará de la cumbre, parte más elevada, y por último se centrará en el sol.

Fray Luis encarna el abandono del ser frente a la inmensidad y belleza de lo eterno. Ante ello, la fama el dinero o el poder no dejan de ser efímeros y pasajeros. (“envilece el oro” v.28, “bien libre de tasa”v.30)

3ª parte

Las dos últimas estrofas (v.31-40): se inician con una serie de exclamaciones donde se nos muestra el deseo del alma de unirse con el Esposo, representa la unión con Dios. Que sería el punto culminante de la unión mística.

¡Oh, son! ¡Oh, voz! Siquiera

pequeña parte alguna descendiese

en mi sentido, y fuera

de sí la alma pusiese

y toda en ti, ¡oh, Amor!, la convirtiese,

conocería dónde

sesteas, dulce Esposo, y, desatada

de esta prisión adonde

padece, a tu manada

viviera junta, sin vagar errada.

El alma= Amada.

Cristo= Esposo.

El alma está atada y supeditada al mundo de los sentidos que le impiden ascender “a la montaña”  .Su condición de encarcelamiento (“prisión adonde padece” v. 38) es un obstáculo para la unión con Dios. El poeta ansía que llegue cuanto antes ese encuentro con la divinidad. Las metáforas utilizadas para describir este anhelo de unión están relacionas con el campo semántico que emanan palabras como “reposo, dulce, alegre, descansado”. No se nos describe un lugar concreto, sino un estado anímico.

 Recursos estilísticos utilizados

Ya hemos ido comentado algunas de las figuras retóricas que aparecen en el texto. Pero aún así hacemos una valoración global. Señalamos que en  cuanto a las características estilísticas de su poesía es una síntesis de todos los componentes del Renacimiento español: clasicismo, italianismo y cristianismo. Los recursos métricos que emplea el autor se adecuan perfectamente al carácter ascético del contenido (tema) y, al tono recogido y grave de su poesía. La estrofa utilizada es la lira en la que los versos experimentan encabalgamientos suaves adecuándose al estilo reposado. En cada lira hay unidad temática. La lengua de Fray Luis atiende al criterio de naturalidad y selección renacentista, pues a la vez emplea coloquialismos y cultismos, por ultimo en cuanto a los recursos estilísticos sobresalen el hipérbaton, las aliteraciones, antítesis, personificaciones y las metáforas.

 

Conclusión

Fray Luis busca, como buen humanista, la claridad expositiva con armonía y dulzura. Esto está presente en el poema sin frases retorcidas ni complicados artilugios para ofrecer figuras estilísticas. Las figuras que emplea son sencillas, así como las construcciones sintácticas. El lenguaje utilizado es sencillo pero de amplios significados. Construye sus obras en base a un lenguaje de oraciones breves, en las que predomina la coordinación y la yuxtaposición sobre la subordinación, y en el que ésta nos llega sobre las premisas más elementales. Claro en sus exposiciones, a veces resulta reiterativo, y de ahí que pueda parecer retórico. Repite y repite hasta el cansancio en su deseo de que no quede ningún contenido en el aire, en su deseo de llegar y de llegar ampliamente.
Lector y relector de los clásicos, él mismo es un clásico en la armonía, en el equilibrio, en la medida, en la sobriedad, en la precisión de sus estructuras lingüísticas. Modelo de rigor y propiedad en su léxico; castizo a menudo, sencillo casi siempre; elegante en el epíteto, que emplea plástica y descriptivamente, al tiempo. Maestro de la lengua castellana, molde y modelo, Fray Luis de León es un excelente poeta que escribió también en prosa, con mayor o menor acierto.

POWER POINT

Alma región luciente

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: